¡Hola, creativ@s!

 

Hoy, os planteo algunas ideas sobre cómo y por qué iniciar un refuerzo educativo con los niños. Es una reflexión sobre una cuestión que, a veces, preocupa a las familias, cuando sus hijos comienzan a experimentar alguna dificultad en su rendimiento académico general, en algunas asignaturas en concreto o en la adquisición de determinadas competencias.

 

Entre las consultas educativas que recibo, a diario,  éste es uno de los temas que más me planteáis por email, en sesiones con familias, en el entorno educativo, y, también, en conversaciones más coloquiales, con madres, padres, alumnos y docentes.

 

El refuerzo educativo, también denominado refuerzo escolar, es un apoyo y una ayuda complementaria a la actividad curricular diaria. Como docente, futura pedagoga y madre, considero que es un recurso muy positivo para los niños. Es una herramienta muy útil para repasar conocimientos, profundizar en materias concretas, adquirir determinadas competencias, aprender técnicas de estudio, resolver dudas o apoyar a los más pequeños ante posibles dificultades, entre otras muchas cosas.

 

Y, además, como veremos más adelante, el objetivo del refuerzo educativo no es sólo mejorar el rendimiento académico de los alumnos, sino, también, potenciar sus competencias emocionales, favorecer su autoestima y su autoconfianza. Es fundamental conseguir que los niños sientan que son capaces de aprender aquello que se propongan.

 

A continuación, os planteo algunas ideas sobre cómo y por qué iniciar un refuerzo educativo con los más pequeños de la casa, con el fin de reflexionar sobre esta cuestión y normalizarla.

 

1. El refuerzo educativo es algo positivo, y así debemos mostrárselo a los niños.

 

El refuerzo educativo es algo positivo, una ayuda complementaria a la actividad escolar y académica. Por tanto, es así como debemos mostrárselo a los niños.

 

Ideas iniciar refuerzo educativo niños

 

Es importante explicarles lo que es y para qué sirve, antes de que se hagan una idea equivocada, que puede llevarlos a un pensamiento erróneo, con el que se puedan sentir mal. Si perciben el refuerzo educativo o escolar como algo negativo, porque puedan tener algún tipo de prejuicio, no debemos permitirlo. Ya que, por una idea equivocada o una falsa creencia,  podríamos obtener un rechazo o un efecto contrario al deseado.

 

Y es que, el refuerzo educativo o escolar es algo muy positivo y beneficioso para los niños que lo necesitan. La mayoría de las veces, se suelen producir unas mejoras sustanciales. Como os adelantaba al principio, es un apoyo fundamental para los alumnos, como complemento a la actividad curricular diaria. Es muy útil, porque nos ayuda a comprender mejor algunos conceptos, repasar y afianzar contenidos, profundizar en algunas asignaturas, adquirir diferentes competencias, resolver dudas y dificultades que se han enquistado, solucionar posibles conflictos, favorecer la autoestima y autoconfianza de los niños, o mejorar el rendimiento académico, entre otras muchas cosas.

 

De este modo, una vez que ya sepamos que nuestros hijos necesitan refuerzo educativo o escolar, es fundamental hablar con ellos directamente, y explicarles cómo se va a realizar éste. Después, es conveniente escucharles y dejar que se expresen, para conocer lo que piensan y cómo se sienten. Esto es importante hacerlo al inicio, pero, también durante todo el proceso, para que sientan un apoyo continuo por nuestra parte.

 

2. El refuerzo educativo puede realizarse tanto en el colegio como fuera de él.

 

¿Cómo y dónde se realiza el refuerzo educativo con los niños? ¿Se trata de un apoyo exclusivamente académico?

El refuerzo educativo puede realizarse dentro del centro educativo, tanto en el aula habitual, como en una clase diferente. Normalmente, durante las horas lectivas.

 

Pero, el refuerzo educativo también puede realizarse fuera del centro, de manera extraescolar, y en un horario diferente al lectivo. Por ejemplo, acudiendo a una academia, con un profesor particular, o en casa, utilizando materiales y recursos concretos para trabajar con nuestros hijos una determinada asignatura o competencia.

 

Como podéis observar, son muchas las opciones que tenemos a nuestro alcance. Dependiendo de cada caso concreto y de cuál sea nuestra situación, nos podremos decantar por una u otra opción.

Ideas iniciar refuerzo educativo niños

Por ejemplo, en mi caso, con mi hijo Yago estamos reforzando la lectura comprensiva en casa. Mi peque ha pasado de Infantil a Primaria. Un cambio muy importante que, si no gestionamos adecuadamente, nos puede traer muchos quebraderos de cabeza a los padres, y por supuesto, a los niños.

 

Mi hijo aprendió a leer conmigo, durante el confinamiento que vivimos en marzo, por la actual situación epidemiológica. En nuestro caso, el peque contó con mi ayuda, y con un material estupendo de la editorial GEU, que a nosotros nos resultó de gran ayuda para que mi hijo aprendiera a leer. Por eso, como para nosotros fue bastante útil, os lo comparto por aquí: https://www.editorialgeu.com/es/93-refuerzo-educativo

Actualmente, Yago ya sabe leer. Pero, necesita reforzar la lectura comprensiva. Por eso, hemos vuelto a recurrir a los materiales y recursos de la editorial GEU, que ya se ganaron nuestra confianza hace unos meses, y ahora, nos están ayudando de nuevo. Desde luego, si estáis buscando una editorial de referencia, para trabajar desde casa con vuestros hijos, os recomiendo ésta, sin duda. Además, si echáis un vistazo al enlace anterior, que he compartido con vosotros, podéis ver que trabajan diferentes asignaturas, niveles y competencias, que se adaptan a las necesidades, ritmos y tiempos de aprendizaje de cada niño, y que tienen precios bastante asequibles.

 

Por otro lado, si el refuerzo educativo es dentro del colegio, seguramente, será el propio tutor de vuestro hijo, o, tal vez, el profesor de apoyo, quien se encargue de explicaros cómo y dónde se va a llevar a cabo. En este caso, os recomiendo que les planteéis las posibles dudas que os puedan surgir al respecto, y que podáis recurrir a ellos, cuando sea necesario, durante todo el proceso.

 

Si el refuerzo escolar va a ser fuera del centro educativo, y no os sentís capaces de realizarlo en casa, como es nuestro caso, siempre tenéis la opción de buscar un profesor particular o una academia. En este sentido, siempre os voy a recomendar que, antes de hacer una elección, busquéis referencias y opiniones externas.

 

3. Hablar con el profesor de nuestro hijo para saber si necesita refuerzo educativo o no.

 

¿Cómo podemos saber si nuestro hijo necesita refuerzo educativo?

 

En ocasiones, nosotros, como madres y padres, podemos detectar que nuestro hijo, al realizar tareas escolares en casa o preparar algún examen, puede tener algún tipo de dificultad con una materia o competencia concreta. También, podemos percibir si esto es algo que se repite a menudo, o si se trata de una cuestión puntual.

 

Si consideramos que nuestro hijo puede necesitar ayuda o tenemos dudas al respecto, hablar con su profesor o tutor puede ser una buena opción. Se trata de un profesional educativo que pasa bastantes horas al día con nuestro hijo, y que, desde un punto de vista pedagógico, nos puede confirmar si el peque necesita refuerzo educativo o no.

 

 

En otros casos, será el propio tutor, el profesor de apoyo o el especialista, quien contacte con nosotros, los padres, para plantearnos, en una tutoría, que el niño necesita un refuerzo educativo, y en qué materias o competencias concretas.

 

4. La excesiva carga escolar puede provocar un peor rendimiento académico.

 

Ideas iniciar refuerzo educativo niños

 

¡Cuidado con la excesiva carga escolar! A veces, entramos en una dinámica de hacer deberes y estudiar con los niños hasta muy tarde. Pero, esto, en algún momento, tiene que cambiar. Mi hijo, que sólo está en primero de Primaria, ya viene con muchas tareas cada día.

 

Además, lo peor de todo esto es que a medida que van pasando de curso, esa carga de trabajo se incrementa. Pero, aunque esto sea lo habitual en nuestro sistema educativo, eso no significa que sea algo positivo. En mi opinión, es justo lo contrario. Y es que, los niños, sean más pequeños o más mayores, necesitan tiempo para jugar, desconectar y descansar, cada día.

 

A veces, los niños están tan cansados, por la excesiva carga escolar, que, de repente, comienzan a tener peor rendimiento académico. Así que, si vemos que esto está ocurriendo, mi recomendación es levantar el pie del acelerador, y hablar con los profesores si es necesario. Si liberamos a ese niño de ese exceso de carga, y bajamos el ritmo, puede que recupere el buen rendimiento escolar que había tenido anteriormente.

 

Por eso, antes de decidir si un niño necesita refuerzo educativo, porque está empeorando su rendimiento, tenemos que valorar otros factores, como es el caso del cansancio por la excesiva carga escolar.

 

5. Los factores personales y sociales del niño condicionan su rendimiento académico.

 

Ideas iniciar refuerzo educativo niños

 

Al hilo del apartado anterior, en el que he planteado que hay elementos como la excesiva carga escolar y el cansancio, que pueden condicionar su rendimiento académico, también, hay otros factores personales y sociales, que pueden estar influyéndole negativamente.

 

Cada niño es diferente. Y su situación familiar, así como su entorno también. Hay factores personales y sociales del niño, dentro o fuera del aula, que pueden estar condicionando su rendimiento escolar.

 

Así que, en este caso, antes de decidir si el niño necesita refuerzo educativo o no, mi recomendación es que profundicemos un poco más en su vida y su entorno. De este modo, podremos hacer una valoración real de su situación.

 

6. Falta de aprendizaje comprensivo y exceso de aprendizaje memorístico.

Ideas iniciar refuerzo educativo niños

En pleno siglo XXI, es sorprendente que, en algunos centros educativos, se siga apostando por el aprendizaje memorístico, en lugar del comprensivo. Esto es algo heredado de la escuela tradicional, que aún está muy arraigado en nuestro sistema educativo actual.

 

A pesar de ello, por suerte, van surgiendo, cada vez con más fuerza, pedagogías activas, que vienen a demostrar que hay una carencia respecto al aprendizaje comprensivo, y un exceso de aprendizaje memorístico.

 

Hay que apostar por un aprendizaje comprensivo y significativo en nuestras aulas. Muchas veces, los niños hacen mal las actividades o los exámenes, porque no entiendan aquello que están leyendo. A mi hijo, le pasaba eso, hace un mes, con los enunciados de los ejercicios. No los entendía. Si no comprendes lo que estás estudiando, es imposible que lo aprendas. Y, de poco sirve, aprenderse conceptos de memoria, para  soltarlos en un examen, y que, al poco tiempo, se nos hayan olvidado. Esta forma de aprender ya pasó a la historia.

 

Por supuesto, hay que utilizar la memoria. Pero, no todo el aprendizaje debe estar supeditado a ella. Está claro, que cuando aprendemos asignaturas como historia o literatura, hay que memorizar fechas, autores y obras. Sin embargo, el aprendizaje no puede ser puramente memorístico. Ni el alumno debe ser un sujeto pasivo que, tras recibir una clase magistral, tenga que leer y repetir lo mismo, una y otra vez, hasta memorizar todos los datos.

 

Pues, este niño realmente no está aprendiendo. Está memorizando datos para aprobar un examen. ¿Y si en algún momento su memoria le juega una mala pasada? Esta forma de enseñar y aprender está obsoleta, y no funciona. De hecho, ya se está aplicando mucho refuerzo educativo en este aspecto, para enseñar técnicas de estudio y aprendizaje comprensivo.

 

Muchos niños no saben estudiar. Pero, porque nadie les ha enseñado a hacerlo jamás. De este modo, cuando pasan a Primaria y a Secundaria, algunos de ellos, se encuentran con muchas dificultades a la hora de aprender.

 

Desde las aulas, debemos formar a los alumnos para que sean sujetos activos, que comprendan aquello que están estudiando y no se limiten solo a memorizar. Tenemos que fomentar que el aprendizaje infantil sea comprensivo, y no sólo memorístico.

 

7. Enseñar a los niños técnicas de estudio es fundamental para un óptimo rendimiento escolar.

Ideas iniciar refuerzo educativo niños

 

Desde mi punto de vista, las técnicas de estudio no deberían ser un refuerzo escolar, sino una asignatura más dentro de nuestro sistema educativo.

 

Cuando los niños pasan a Primaria no saben estudiar o preparar un examen. Pero, es que, en Secundaria, ocurre más de lo mismo. ¿Por qué? Porque nadie les ha enseñado a estudiar nunca. Y, en consecuencia, no han desarrollado la competencia de “aprender a aprender”.

 

En problema es que esta carencia no sólo les afecta en su rendimiento escolar, sino también en su autoestima. En muchos casos, los niños se frustran, se desmotivan, o piensan, incluso, que no sirven para estudiar. Y esto es una creencia totalmente errónea.

 

Por eso, es muy importante que, desde pequeños, enseñemos a los niños a estudiar, para que “aprendan a aprender”. Como os comentaba, creo que las técnicas de estudio deberían ser una asignatura obligatoria. Porque, ahora mismo, se están enseñando en refuerzos educativos concretos.

 

Y es que, es fundamental que los niños aprendan a hacer un esquema, a subrayar lo importante, a diferenciar las ideas principales de las secundarias, a desglosar enunciados y preguntas, a reflexionar y dialogar sobre lo aprendido, a poner ejemplos, a hacer mapas conceptuales, o a trabajar la escucha activa, entre otras muchas cosas.

 

8. Las clases con menos alumnos favorecen un buen rendimiento escolar.

Ideas iniciar refuerzo educativo niños

No es que, en las clases con menos alumnos, todo vaya a las mil maravillas. Por supuesto, habrá niños que tengan mejor rendimiento escolar. Y otros, que necesiten refuerzo educativo.

 

Pero, en general, cuando baja el ratio o número de alumnos por clase, el profesor se puede adaptar mejor a las necesidades de cada niño. De este modo, le puede dedicar más tiempo a cada uno de ellos, a resolver dudas, a explicar un concepto que no se ha comprendido bien o, incluso, a enseñar técnicas de estudio básicas.  Al final, todo ello favorece el aprendizaje comprensivo, y se traduce en un mejor rendimiento escolar.

 

A nivel educativo, ésta es una de las pocas cosas positivas que veo, si pienso en todo lo que nos ha pasado en este 2020. En este caso, se hace por una cuestión de salud, porque debemos mantener una distancia de seguridad. Pero, sé que cuando todo esto acabe, volveremos a subir el ratio de alumnos por clase de nuevo.

 

Pero… ¿y si se pensara en la parte educativa y ya nos quedáramos con este ratio, una vez pase la pandemia? Suena utópico, lo sé. Pero, sería muy positivo para todos, y un enorme avance, a nivel educativo.

 

9. No existe una edad mínima, ni un nivel concreto, para iniciar el refuerzo educativo.

 

Muchas veces, las madres y los padres me preguntan si existe una edad mínima o un nivel concreto, a la hora de utilizar el refuerzo educativo. Mi respuesta siempre es la misma. No hay una edad mínima ni máxima para esto. Ni tampoco un nivel concreto.

 

Ideas iniciar refuerzo educativo niños

 

El refuerzo educativo se puede necesitar a cualquier edad, ya sea en Infantil, en Primaria, en Secundaria, o incluso, en la Universidad.

 

Del mismo modo, no todos los niños necesitan el refuerzo educativo para siempre. Pues, cada alumno tiene sus propios ritmos y tiempos de aprendizaje. De hecho, algunos niños pueden necesitar un refuerzo escolar, durante un periodo determinado, y, después, no volver a necesitarlo en toda su vida. O al contrario. A lo mejor, otros niños nunca han recurrido al refuerzo educativo, y lo han iniciado, después, en Secundaria.

 

10. Adaptarnos a los ritmos y tiempos de aprendizaje de cada niño, es fundamental para su óptimo rendimiento escolar.

 

Cada niño es diferente. No todos necesitan la misma ayuda ni aprenden a la vez. Por eso, es necesario adaptarnos a sus ritmos y tiempos de aprendizaje. Y esto es fundamental para que tengan un óptimo rendimiento escolar.

 

Para poder adaptarnos a los ritmos y tiempos de cada niño, es fundamental conocer bien a nuestros peques. Pero ¿por dónde empezamos? Lo ideal es comenzar dedicando tiempos cortos al aprendizaje y al estudio. Y, una vez que el niño se vaya acostumbrando, se podrán ir incrementando los minutos. Pero, siempre respetando sus ritmos.

 

También, es una buena idea que nos propongamos unos objetivos más realistas y sencillos, al principio. Y así, una vez que los peques los vayan alcanzando, podremos fijar metas mayores.

 

Por último, es interesante, observar cuáles son las horas del día en las que su atención y concentración es mayor. De este modo, podremos  planificar un horario, donde estarán incluidas no sólo las horas destinadas a aprender o a estudiar, sino también las de dormir, comer, jugar o relajarse.

 

11. Conocer sus gustos y motivar a los niños favorece el interés por aprender.

 

A la hora de aprender, la motivación es fundamental. Por eso, es muy positivo conocer bien los gustos de los niños, sus intereses y sus necesidades. Desde un punto de vista educativo, esta información es muy valiosa, y podemos utilizarla a su favor. ¿Cómo? Preparando clases, materiales, recursos y juegos con los que captar su atención y su interés. Esto les motivará a la hora de estudiar y aprender.

 

Ideas iniciar refuerzo educativo niños

 

Por ejemplo, hace un mes, preparé una actividad con mi hijo Yago para aprender vocabulario de inglés. De entrada, la asignatura no le interesaba mucho, pero al integrar en el juego a sus personajes favoritos de Pokémon, su actitud cambió radicalmente. Estaba tan motivado, que, al día siguiente, me pidió que repitiéramos la actividad. Y ahora, me demanda aprender jugando en todas las asignaturas.

 

Así que, como madre, docente y futura pedagoga, os recomiendo tanto a los padres como a los profesores que seamos un poco más flexibles, que demos rienda suelta a nuestra creatividad, y que innovemos a la hora de preparar clases o actividades.  De verdad, que merece la pena.

 

Que los niños estén motivados con el aprendizaje tiene que ser uno de nuestros objetivos principales. Y es que, con ello, podemos evitar que no se sientan capaces a la hora de estudiar y aprender, que se frustren, que baje su autoestima y la confianza en sí mismos, o que se aburran en clase, entre otras muchas cosas. Y, en definitiva, todo esto va a condicionar su rendimiento escolar.

 

12. El refuerzo escolar no es un remedio frente a las malas notas, sino una gran oportunidad para aprender.

Ideas iniciar refuerzo educativo niños

El refuerzo escolar no es un remedio frente a las malas notas, sino una gran oportunidad para aprender. Es una ayuda para que los niños puedan complementar su actividad escolar diaria, mejorar su rendimiento académico, y crecer a nivel emocional y personal.

 

Nos tiene que quedar claro que lo importante no son las notas, las calificaciones, el aprobado o el suspenso. Nos centramos en exceso en el resultado. Y lo verdaderamente importante es la evolución de cada niño, su progreso, su esfuerzo y trabajo diarios, la adquisición de competencias básicas, y que estén motivados por aprender.

 

En mi opinión, a la hora de evaluar, hay que valorar todo el proceso, no sólo el resultado.

 

Y… hasta aquí la publicación de hoy. Espero que os hayan resultado útiles estas reflexiones e ideas sobre cómo y por qué iniciar un refuerzo educativo con los niños.

 

Antes de despedirme, os animo a visitar los recursos creativos imprimibles y gratuitos del blog, a los que podéis recurrir en el momento en que queráis.

 

¡Gracias por estar ahí!

 

¡Nos leemos pronto! 😉

 

También puede interesarte...

Pin It on Pinterest